top of page
Buscar
  • Casa Svank

EL VIAJE DE CHIHIRO, LOS ALCANCES DEL ANIME PARA UNA MARAVILLA DEL CINE



Por Jesús Chavarría

@jchavarria_cine


En una época en donde aún se pensaba que la animación era solo un producto para niños, y

en la que predominaba el estilo hollywodense estandarizado -que cada cierto tiempo

entregaba estupendas propuestas, no podemos negarlo- y un reciente enamoramiento por el CGI, irrumpió esta producción japonesa en 2D, para demostrar lo contrario y darle la

bienvenida al nuevo siglo, haciéndosele paso con el favor del público y la crítica en general. Por supuesto, esto redundó en que se hiciera de diversos reconocimientos a nivel mundial,

incluyendo el premio Oscar a la mejor película de su categoría, dejando en el camino -con

justicia pero sorpresivamente- a favoritas del circuito comercial como Ice Age y Lilo & Stitch.

La historia que el célebre y veterano director Hayao Miyazaki - La princesa Mononoke, Se

levanta el Viento, EL Castillo Vagabundo- escribiera inspirándose en la hija de un amigo que

solía visitarle, y que muchos relacionarían con Alicia en el País de las Maravillas -hay diversos

paralelismos sin duda-, sigue los pasos de una niña de diez años que a regañadientes tiene que cambiar de casa junto con sus padres. De camino a su nuevo hogar toman un atajo y pierden el rumbo, lo que les lleva a recorrer un lugar aparentemente abandonado, en donde ellos comenten una terrible imprudencia, dejándole sola para enfrentar un mundo habitado por extraños seres en los que no sabe si puede confiar, y con reglas que no entiende.

El punto de partida es simple, sin embargo la sensibilidad del acercamiento que va develando la magia de lo cotidiano, es encantador e inquietante a la vez, y va envolviendo al espectador con metáforas y alegorías, hasta recordarle lo que representa dar rienda suelta a esa capacidad de sorprenderse que a veces ha quedado oculta y abrumada por cierta

interpretación de la madurez. Pero el asunto va un poco más allá, a través de pasajes

agridulces que encuentran en la poesía la mejor forma de vincular la realidad y la fantasía,

plagados de dioses, espíritus, brujas, criaturas insólitas y otros bicharajos -a veces tan

seductores como desagradables-, reflexiona acerca del egoísmo y el sacrificio, sobre la maldad y la culpa, sobre cómo la irresponsabilidad de los padres causa estragos en los hijos, sobre la pérdida de la inocencia, y por si fuera poco, bordea con dramatismo el tema de la prostitución infantil.

El viaje de Chihiro, que se convirtió en la décimo tercera película de los Estudios Ghibli -Mi

Vecino Totoro, La tumba de las luciérnagas-, sorprende por su belleza elocuente y seductora, la humanidad que impregna su estilo de aire tradicional y la naturalidad con que esto le sirve para reinventarse a cada instante, pero sobre todo, por el discurso profundo que le sustenta.

Es una indispensable de la cinematografía. Sin duda se trata de un viaje alucinante y

conmovedor, que se vuelve universal a través de lo extraordinario, cuya manufactura alcanza

niveles de virtuosismo y debe ser considerada no solo una joya de la animación, sino del cine en general.


Texto originalmente publicado en EmpireMX.




Hayao Miyazaki nació el 5 de enero de 1941.

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page