Buscar
  • Casa Svank

UN CLÁSICO QUE NUNCA FALLA: EL EXORCISTA

por Diblilk Mendizábal



En los 70’s surgió lo que hoy se conoce como Nuevo Hollywood, donde se le dio mayor libertad creativa a una camada de directores que mediante su crudeza y realismo mostró lo más oscuro de la sociedad norteamericana. Entre ellos estuvo William Friedkn, quien a lo largo de su carrera desarrolló ficción y documental, esto lo convirtió en el candidato perfecto para dirigir “El exorcista”, pues a pesar de la premisa fantástica la historia está basada en un exorcismo real. Más allá de la curiosidad antes mencionada, el paso por el documental influenció a la cinta, desde que los movimientos de cámara solo son para seguir a los actores, el maquillaje minimalista aplicado tanto a Regan (Linda Blair) y a el padre Merrin (Max von Sydow); además de que las intervenciones médicas y el ritual para expulsar al demonio fueron supervisados por médicos y clérigos jesuitas, respectivamente, para dar más veracidad a la cinta.


Aunque la cinta va más allá, por una parte tenemos la historia de Chris MacNeil (Ellen Burstyn), una actriz exitosa quien está desesperada por no entender por lo que le pasa a su hija Regan, por el otro tenemos al padre Karras (Jason Miller), un sacerdote y psiquiatra cuya fe se merma a lo largo de la cinta, primero por las condiciones en las que muere su madre, luego por que a pesar de que se le confirma la existencia de Dios mediante el demonio Pazuzu sin embargo ¿Cómo un ser que es todo bondad permite que una niña inocente sea poseída por un demonio? Este elemento es aprovechado por el autor para explorar la maldad dentro de las personas, siendo el caso de esta cinta el más literal pues hablamos de una niña poseída por un demonio.




Otra de las virtudes del guión se ve reflejada en cómo utiliza el recurso de la anticipación, es decir, introducir elementos en la narración que tengan que ver con los acontecimientos que sucederán en el futuro de la historia, esto porque la secuencia inicial es un resumen de todo lo que sucederá en la cinta. Un encuentro con el mal afecta física y psicológicamente a alguien, después de esto acontecerá un enfrentamiento entre el bien y el mal, siendo los contrincantes de ambas ocasiones el padre Merrin y Pazuzu.


Si algo también se puede y debe destacar es tanto la actuación de Mercedes McCambridge al igual que los efectos especiales, no solo del maquillaje lo cual definitivamente ayuda a ponernos los pelos de punta, sin embargo si algo nos hace sentir escalofríos por lugares que el Sol no ve y no sabíamos que existían son los efectos práctico, estos van de lo asqueroso como en la escena del vómito, el cual no salió de un muñeco sino de la boca de Linda Blair, aunque claro mediante un tubo, a lo macabro como en la escena de la araña la cual no explicaré más para que ustedes puedan disfrutarla como se debe.


En conclusión, si quieres divertirte, sentir incomodidad a la vez que cuestionar algunas lo que tú entiendes por el bien y el mal definitivamente debes ver “El exorcista”, tanto en su corte original como el del año 2000, si puedes ambos mejor. Esta cinta fue nominada a 33 premios y ganó 16, incluyendo el Óscar a Mejor Guión Adaptado. A fecha de la publicación de esta reseña la película se encuentra en #HBOMax.


23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo