Buscar
  • Casa Svank

ASÍ SE VIVIÓ LA XI EDICIÓN DE FERATUM FILM FEST

Actualizado: 17 nov

Por Kary Vázquez



Son las 5:30 de la mañana, con este horario todos los vampiros están en su última andada para dar lugar a quienes viven bajo los rayos del sol. Periodistas, realizadores y alguno que otro colado van llegando al Auditorio Nacional, para iniciar el viaje hacia FERATUM. Después de pasar la lista y recordarnos aquellos viejos momentos de los escolares que se embarcaban en alguna aventura , con lunch en mano el viaje comienza. Las primeras imágenes de las pequeñas pantallas del bus, no son para nada una producción de Tarkovsky, ni de Béla Tarr, ni de ningún otro Director que a cualquiera dormiría menos a un autobús lleno de amantes del cine, aquellas primeras imágenes pixealeadas anuncian un film que sin duda hará que todos duerman las siguientes cinco horas. Son algunos que quedan despiertos, tal vez perdidos en esas escenas acompañadas de melodrama, que ponen a uno a pensar ¿Qué es el cine?



Por una larga carretera, sin curvas, que atraviesa lagos enormes donde se alcanzan a ver un par de barcas, van los amantes del cine de terror ansiosos por llegar a Pátzcuaro, una de las primeras ciudades purépechas. La delgada línea amarilla nos acompaña todo el camino. Una pequeña parada anuncia la cercanía del destino, unos saludos aún tímidos ocurren entre los pasajeros. Todos regresan a sus asientos. Pronto nos adentramos a unos caminos pintorescos con casas que en su mayoría tienen tejados. Cada vez las calles son más y más angostas, tanto que el autobús para por fin. Hemos llegado, pasamos las maletas a una camioneta y a pie nos adentramos al corazón del pequeño pueblo.




Entre los guías hay una en particular, tiene 4 patas y gusta de hacer alboroto cuando motociclistas pasan, se llama RoseMary, qué pensaría Polansky de tan peculiar nombre. La seguimos todos en fila, el sonido de las trompetas de una banda de guerra parece ser el soundtrack de nuestra llegada al estilo Kusturika. Una calurosa bienvenida en voz del Presidente Municipal, Julio Arreola, da por hecho que el festín de terror ha iniciado. Todos los invitados andan hacia sus habitaciones para ponerse terroríficamente guapos para la alfombra roja.

La noche llega, las luces se prenden , RoseMary desfila por la alfombra junto con Directores, Directoras, Actores, Actrices, Productoras, Productores, Fotógrafos y Fotógrafas. Atrás de ellos casi para cerrar nada más, y nada menos que Eugenio Caballero, el hombre que pasó de Historia del Arte a Diseñar el Arte de grandes películas, camina con sonrisa en rostro por la misma alfombra, para luego ser homenajeado en la onceava edición del Festival de Cine de Terror, FERATUM. Los aplausos terminan en el ex convento Jesuita, donde todos brindan por el cine, para luego marchar a la proyección de media noche. Las calles de Pátzcuaro son cuidadas por manadas de perros callejeros. Así el primer día termina.




Mientras unos corren para ver el programa de cortometrajes, otros se apresuran para llegar a la Master Class del Director de Arte, Eugenio Caballero. Los realizadores de los cortos se acomodan para ver sus proyectos, los asistentes a la Master para aprender del experto. Un par de horas después , la Master termina y la sala se prepara para recibir el film de Rachas Rotas, del Director Arturo Nuñez; en la escaleras que llevan hacia la sala, nos encontramos al actor Erik Israel Consuelo quien nos invita a ver el film donde el mismo participa. Varios se quedan, otros siguen su recorrido hacia la exposición de vampiros. La tarde cae, llega el Director Cristian Proa, acompañado de su Director de Fotografía, su Directora de Vestuario , y Carmen Tinoco protagonista de su ópera prima Mephisto. Las luces se apagan y vuelven a encender más tarde para una charla con el Director y su equipo.



Pronto nuevos espectadores llegan para ver Celeste Soledad, el film que todos deberíamos ver, dirigido por Alex Argüelles , escrito por él y por Emilio Aguilar Pradal, quienes retratan la ansiedad desde un peculiar ángulo. La cartelera sigue para dar bienvenida al último film de la corrida de esta tarde: Emboscada, dirigida por René Herrera , donde participa no solo como actor sino como productor el actor Ramón Medina.




Caída la noche, en la calles ya resuena la Marcha de las Bestias , las máscaras se hacen protagonistas, los monstruos caminan sin pena, con cantos y silbidos. Las calles de Pátzcuaro se cubren de fiesta. Pero la noche no ha acabo, viene lo mejor del Festival, un film del que todos hablan, un film que llena la sala, que deja a todos asombrados, La Huesera de la joven directora Michelle Garza, despierta conciencias, empuja a las reflexiones y en medio de aplausos anuncia un indudable triunfo en esta edición. El segundo día ha terminado.


La mañana ha caído, algunos desvelados, algunos ansiosos, algunos comprando las ricas galletas, dulces y panecillos de la localidad para llevar a casa en su regreso. Todos listos para la ceremonia de premiación y clausura de este genial festival.


Se van anunciando los ganadores, primero los internacionales quienes por supuesto por la lejanía no pueden estar presentes para recibir los premios. Luego los cortometrajes donde Golem se lleva dos premios. Y Días Negros nos roba el corazón al ganar el premio Alurcada a Mejor Largometraje Mexicano. Huesera arrasa con los premios a Mejor Largometraje Iberoamericano de Terror, Efectos Visuales y Mejor Dirección. Los premios avanzan. La ceremonia se acerca a su final. Con un sentimiento de nostalgia, FERATUM ha terminado. Su Director Miguel Ángel Marín , cierra cansado pero contento la onceava edición de este espectacular festival de terror.



Todos de vuelta al autobús, más ahora no hay silencio, nuevas amistades se han creado, las experiencias se convierten en charlas que acompañan el viajes de regreso a la CDMX; donde pronto cada uno nos perderemos en diferentes caminos de vuelta a casa, con la esperanza de encontrarnos en un festival nuevamente.



18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo